fundacion

“Necesitamos más y mejor comunicación para erradicar los vertederos”. Por Dimas Vallina

 

Imagen de archivo del 19/01/2007.- VertederoAutor: Dimas Vallina es Director Gerente de la Fundación CEMA

Cada familia española produce una media de más de dos toneladas de residuos municipales cuya gestión supone uno de los mayores retos a los que se enfrentan autoridades e instituciones encargadas de velar por el medioambiente. La Comunidad Europea marca la pauta a seguir, estableciendo una jerarquía según la cual la prevención, reutilización, reciclado y valorización deben ser pasos preferentes antes de la eliminación o el envío a vertederos.

Todos tenemos claro el significado de prevenir, reutilizar, el de reciclar y el de eliminar. Sin embargo, valorizar no es un término asumido en el vocabulario popular, a pesar de llevar décadas siendo una práctica muy habitual en Europa, especialmente en Holanda, Suiza, Francia, Austria, Bélgica o Alemania. Mediante la valorización de residuos se aprovecha la energía y el poder calorífico de residuos que no se pueden reutilizar, ni reciclar, evitando su depósito en vertedero y facilitando a la sociedad una herramienta complementaria para su correcta gestión. Además, mediante la valorización de desechos, se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero procedente de los vertederos.

Es necesario que el término valorización sea transmitido a la opinión pública de manera objetiva, como actividad avalada por estudios científicos independientes, para que sigamos avanzando hasta alcanzar los niveles de vecinos europeos que, como Alemania, han conseguido la práctica desaparición de los vertederos de su paisaje, en los que se depositan un 0,2% de residuos frente al 58% de España.

La cementera es una de las industrias más capacitadas para gestionar estos residuos como energía alternativa. Gracias a la gran temperatura que alcanza el horno, unos 1.500º, se consigue destruir completamente todos los compuestos orgánicos de los desechos e incorporar los metales pesados en el clínker con el que se fabrica el cemento. A diferencia de las incineradoras, una planta cementera no produce ningún tipo de residuo.

Accede a otras tribunas en CDO en la blogosfera de EFEverde, noticias ambientales, de naturaleza y rsc

En 2011, el sector cementero español utilizó 750.000 toneladas de combustibles obtenidos a partir de residuos, lo que equivale ahorrar las emisiones de 250.000 coches o el consumo anual de alrededor de 500.000 hogares. Es evidente que este sistema es beneficioso tanto para la industria como para sociedad puesto que, por un lado, al ahorrar costes, aumenta la eficiencia del sector en beneficio del empleo, sin suponer ningún riesgo para la salud ni para el entorno. Por otro, como apuntábamos al principio, ayuda a evitar los efectos de los vertederos.

España sigue la dirección adecuada, alejándose de modelos de deficiente gestión medioambiental, pero todavía por debajo de la media europea en valorización y la comunicación de calidad es fundamental para seguir avanzando en este camino hacia la concienciación social.

Sobre el autor:  Dimas Vallina es Director Gerente de la Fundación Laboral del Cemento y el Medio Ambiente. Fundación CEMA

Anuncios